31 de Marzo de 2016
Titular noticia: 
Velázquez despierta recuerdos en personas con Alzheimer
Texto Galeria Noticia: 

Pedro tiene 73 años y lleva toda la vida viviendo en Madrid. Sin embargo, nada en la capital le es familiar; ni las calles, ni la gente, ni siquiera ya su casa.

El Alzhéimer está provocando que poco a poco, vaya perdiendo retazos de memoria, pero su infancia, los años pasados en su barrio, los juegos y tradiciones populares con los que disfrutaba de joven, son recuerdos que pueden estimularse. 

Como Pedro, otros mayores del Centro de Día de la Fundación Vianorte-Laguna, en Madrid, han participado en actividades artísticas y terapéuticas desarrolladas en El Museo del Prado y otros Museos de la Comunidad de Madrid. Esta iniciativa, dirigida a que los mayores afectados por Alzhéimer evocaran recuerdos y reconocieran grandes obras de la pintura que han formado parte de su propia trayectoria cultural, ha tenido una gran acogida entre los mayores. 

 

Evocando el pasado

“Estos museos son lugares muy característicos, por eso evocan recuerdos del pasado y estímulos visuales”, explicaba Laura de la Higuera García, Terapeuta ocupacional del Centro de Día de la Funación Vianorte-Laguna. “El trabajo que se ha realizado sirve para ayudarles a mejorar las funciones cognitivas superiores,  como la atención, el razonamiento y la percepción”, destacaba. 

Por su parte, el Museo del Prado atendió la actividad dentro de su programa “El Prado para Todos”. Los coordinadores prepararon la visita a través de distintas dinámicas organizadas por el museo y el Centro de Día, al que acudieron para preparar la actividad.

A través de puzzles, búsquedas del tesoro de elementos pictóricos, o  proyecciones de los cuadros con ligeras diferencias, se familiarizaron con las obras antes de acudir a la exposición. “Estas actividades de preparación intentan fomentar la memoria y la atención, sin olvidar la implicación activa de los usuarios. Se hace uso de juegos de diferencias, láminas, fichas de ejercicios…”, explicaban los Coordinadores del programa educativo.

 

“Tras participar en esta actividad, hemos notado una mejoría en la capacidad de memoria de los mayores. En el caso del Alzhéimer, lo que más se resiente es la memoria a corto plazo”, aseguraba De la Higuera. “En muchos casos, lo realmente difícil es conseguir que se acuerden de  lo que han hecho el día anterior. A través del sistema de estímulos que trabajamos en el taller, comprobamos que al día siguiente, los participantes conseguían recordar la visita, e incluso el nombre de algunos cuadros”.