19 de Mayo de 2016
Titular noticia: 
"La dificultad de valorar el sufrimiento, no exime de aliviarlo"
Texto Galeria Noticia: 

 “El  sufrimiento como parte de la condición humana, es inevitable. Lo que podemos hacer es acompañar con hospitalidad, ciencia, presencia y compasión"

 

Así hablaba Dña. Mónica Dones, enfermera de la Fundación Instituto San José, durante la Jornada "El sufrimiento desde una perspectiva existencial" organizado por la Asociación de Bioética de Madrid en el Centro de Formación e Investigación del Hospital Centro de Cuidados Laguna.“La experiencia del sufrimiento es universal. Convivimos diariamente con el sufrimiento a nivel personal y profesional. Porque los cuerpos duelen, pero son las personas quienes sufren”., destacó también.

Expertos en cuidar

Numerosos expertos sumaron su amplia experiencia personal y profesional, a la jornada, que  contó también con las intervenciones de Dña. María Díe Trill, Doctora en Psicología clínica, Profesora de psicología de la UCM.

Otros ponentes que aportaron también sus conocimientos fueron D. Ricardo Abengózar, Director del Instituto de Bioética Francisco de Vitoria; D. Álvaro Gándara, Presidente de SECPAL D. Ricardo Martino, Especialista en Pediatría, además de Dña. Yolanda Zuriarraín,  Médico de Cuidados Paliativos de la Fundación Vianorte-Laguna, junto a D. José Jara, Presidente de la Asociación de Bioética de Madrid.

 “Se puede sentir dolor y no sufrir, y se puede sufrir sin sentir dolor. El sufrimiento surge porque los seres humanos vivimos con una sensación de integridad. Y aparece cuando se desintegra o se ve amenazada esa sensación. El sufrimiento genera falta de comunicación. El profesional sanitario también sufre, y esto impide que realicemos una buena comunicación, también con el paciente”, explicaba Dña. María Díe Trill en su ponencia <<Cómo dar malas noticias. Experiencia asistencial del dolor>>. 

"La desesperación no se origina en lo irreparable. En lo irreparable,  puesto que es algo seguro, se descansa. La causa de la desesperación es lo incierto", enfatizaba, indicando también que la base de toda relación es la comunicación. 

“El ser humano nace frágil. Eso no es una enfermedad, sino una condición del ser humano. El ser humano en esencia es vulnerable. Otra condición esencial que se deriva de la fragilidad de la persona, es la dependencia. Dependemos unos de otros”, enfatizaban también los expertos. “Sufrimos porque somos humanos, es connatural a la condición humana".